¿En qué consiste la terapia breve?

 

Desde la Terapia Breve Estratégica se establece una relación en la que el paciente es el experto sobre su demanda. En una primera visita se le ayuda a definir un objetivo realista y se exploran las soluciones intentadas disfuncionales. Es decir, se trabaja investigando los intentos de solución de la persona al problema que presenta ya que se considera que son éstos los que mantienen un problema en concreto. Por lo tanto, se basa la primera intervención en identificar lo que la persona está haciendo para intentar sentirse bien y que no está resultando eficaz con el objetivo de proporcionar un nuevo intento de solución que permita resolver el problema.

 

Conocer estos intentos de solución nos permite discriminar entre lo que hace la persona y le funciona y lo que hace que no le funciona pero que aún así repite, siguiendo la lógica y el sentido común, cronificando el problema y creando círculos viciosos. Los tipos de soluciones intentadas más comunes se pueden agrupar de la siguiente manera (Fisch y cols., 1984, p. 149-179):

 

- El intento de forzar lo que sólo puede ocurrir espontáneamente.

- El intento de dominar un acontecimiento temido aplazando.

- El intento de llegar a un acuerdo mediante la oposición.

- El intento de conseguir la sumisión mediante la libre aceptación.

- La confirmación de las sospechas del acusador mediante la autodefensa.

 

Desde este modelo, se considera que con un máximo de 10 sesiones (Fisch y cols., 1984, p. 28) por problema, es posible encontrar su solución, se piden unas ciertas tareas o prescripciones (Rodriguez-Arias, 2006, p.98) para conseguir que el paciente realice el cambio del estado actual al estado deseado.

 

La terapia se divide en tres fases:

 

Fase I: La primera fase consiste en definir un objetivo realista y detectar las soluciones intentadas. La primera prescripción se suele basar en pedir el no cambio, es decir, la prescripción del propio síntoma que se pide explicitando a la persona que de momento no haga ningún cambio y que registre el síntoma presentado en forma de diario, por ejemplo.

 

Fase II: La segunda fase es una fase con carácter estratégico en la que se piden unas tareas para lograr un cambio en la solución intentada disfuncional del problema que presenta el paciente. Es decir, se prescribe un giro de 180ª sobre lo intentado hasta ahora para solucionarlo.

 

Fase III: La tercera fase está caracterizada por la técnica del "go slow", es decir, se prescribe al paciente que no corra demasiado ante las mejorías y se hace prevención de recaídas, avisando de que es normal que haya recaídas y reestructurandolas para que si aparecen sigan siendo terapéuticas. En algunas ocasiones se pueden prescribir recaídas voluntarias.

 

En función de cada caso, estas tres fases pueden solaparse entre ellas

 

Ana Boned - Psicóloga en sabadell

Please reload

Publicaciones de Psicólogos en Sabadell

¿Qué es la ansiedad?

November 27, 2016

1/10
Please reload

Publicaciones recientes de Psicólogos en Sabadell

December 25, 2016

November 27, 2016

Please reload

Archivo de Psicólogos en Sabadell
Please reload

Etiquetas de Psicólogo en Sabadell
Please reload

Tu psicólogo en sabadell en las redes sociales
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square